Logrando que los gobiernos locales cobren sus propios impuestos

En la Ciudad de México, el impuesto conocido como predial es cobrado por la Secretaría de Finanzas, tal como lo establece el Código del Distrito Federal (Art. 126-133) Dicho impuesto, es establecido de acuerdo al valor determinado por el gobierno local o por ciertas instituciones o personas que deberán cumplir con diversos requisitos (Artículo 22 de dicho código), tomando en cuenta el valor de mercado, el tipo de construcción y otras características (valor catastral). El pasado 29 de diciembre, la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) vetó la propuesta que contemplaba actualizar dicho impuesto, bajo un esquema de valor de mercado.

Como cualquier propuesta, ésta tiene sus puntos fuertes y sus débiles. Por un lado, al lograr que el impuesto se actualice y se mejore su recaudación (mediante la aplicación del valor de mercado o valor comercial) el Gobierno del Distrito Federal (GDF) tendría mayores ingresos. Actualmente, el predial representa, aproximadamente, el 6.58% de los ingresos totales de la Ciudad de México.

Asimismo, dicho impuesto equivale únicamente al 0.40% del Producto Interno Bruto (PIB) del DF, y de acuerdo a la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), este impuesto debería representar al menos el 3% del PIB ya sea nacional, o a nivel local. Ello implica, que los impuestos que se cobran a nivel local son mínimos e insuficientes.

Aunado a lo anterior, el predial es un impuesto progresivo, esto quiere decir que entre mayor sea el valor comercial de la propiedad, mayor será la cantidad recauda por éste. En este sentido, es importante mencionar que la medida standard que utilizan los economistas es la denominada Coeficiente de Gini. Dicho coeficiente consiste en medir la diferencia entre una sociedad perfectamente igualitaria, y la sociedad actual, es decir, si el valor obtenido es 0, ello significaría que no hay diferencia alguna y por lo tanto la sociedad vive en igualdad. Por otro lado, si el coeficiente es 1, implica que la riqueza se concentra en pocas manos.

En este sentido, de acuerdo al Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) el coeficiente de Gini de la Ciudad de México es de 0.517, mientras que el Gini a nivel nacional es de 0.509. Lo anterior, indica que la distribución de la riqueza en el DF es más inequitativa que el promedio nacional. El impuesto de predial, atacaría dicha inequidad. Lo anterior, cobra relevancia si se considera que países como Noruega, Suecia o Finlandia tienen coeficientes de 0.3. Esto de acuerdo al Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD)

Por otra parte, el aspecto negativo indica que al aumentar el impuesto, diversas familias se verían afectadas al tener que pagar más por sus propiedades.

Con lo anteriormente dicho, es importante mencionar que no se trata que las personas paguen más impuestos, únicamente de que paguen lo justo, es decir, lo que indican los precios del mercado. Haciendo lo anterior, el gobierno del DF tendría ingresos adicionales, por lo que los programas no únicamente serían mayores, también serían más focalizados a la gente con mayores necesidades.

Tal como lo mencioné en el blog pasado (en español), el 35% de la población del DF tiene al menos una necesidad social, 26.5% presenta una pobreza moderada y 2.2% vive en extrema pobreza. Lo anterior pudiera no representar mucho (de acuerdo a los porcentajes), pero el problema se observa si éstos son nombrados en número: 3, 124,400; 2, 334,100; 191,600 personas, respectivamente.

Así pues, a continuación pongo el siguiente ejemplo: con un aumento en la recaudación de dicho impuesto del 0.4% del PIB del DF al 3%, tal como lo recomienda la OCDE, y tomando como base el Presupuesto de Ingresos del DF para el 2012, dicho incremento hubiera representado al menos $59,002,815,066.00 pesos, lo que implicaría que el gobierno hubiera tenido $197,045,905,185.00 pesos para gastar durante el año pasado, en lugar de $138,043,090,119.00 pesos. En pocas palabras, el gasto per cápita gubernamental hubiera pasado de $15,500.00 pesos a $22,125.00 pesos, es decir, un incremento del 42.7%

Tabla 1: Gasto del GDF (Algunos conceptos)

Concepto Monto % del gasto total Gasto
per cápita
Salud $8,538,879,710 6.19% $958.74
Drenaje $3,557,261,828 2.58% $399.41
Transporte $18,145,223,040 13.14% $2,037.33
Educación $4,655,115,286 3.37% $522.67
Seguridad social y beneficios $3,135,880,111 2.27% $352.09
Ciencia y Tecnología $188,100,000 0.14% $21.12
Seguridad Pública $19,590,424,457 14.19% $2,199.59
Urbanización $6,187,139,922 4.48% $694.69
Vivienda $2,650,647,977 1.92% $297.61
Agua Potable $6,549,381,354 4.74% $735.36
Medio Ambiente $4,581,656,113 3.32% $514.42
Total $77,779,709,798 56.34% $8,733.02

Fuente: Cálculos propios con datos del GDF

Una vez dicho lo anterior, esperemos que el tema se vuelva abordar en la ALDF para que se analicen los beneficios (económicos y sociales) que una acción como ésta significaría. Esto, en lugar de imponer más impuestos al trabajo, a las utilidades de las empresas, a la producción o al consumo, los cuales son regresivos y mitigan la eficiencia y productividad.

Add new comment

Filtered HTML

  • Web page addresses and e-mail addresses turn into links automatically.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Lines and paragraphs break automatically.

Plain text

  • No HTML tags allowed.
  • Web page addresses and e-mail addresses turn into links automatically.
  • Lines and paragraphs break automatically.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.