Una agenda del futuro en materia de salud (1era Parte)

Tal como se ha comentado anteriormente (leer La urgencia de cimentar los ejes rectores hacia una sociedad saludable y La necesaria vinculación de la farmacovigilancia y la farmacoeconomía en México), México ha avanzado en materia de salud. Las enfermedades de hoy no son las de hace algunas décadas atrás, de hecho, las enfermedades que aquejan hoy en día a la sociedad mexicana son las denominadas crónico-degenerativas, dejando así en el pasado las enfermedades gastrointestinales, sarampión, entre otras.

Derivado de lo anterior, se prevé la necesidad de ir fincando los cimientos de una agenda prospectiva en materia de salud. Para ello, es importante considerar diversos factores:

Una población que envejece: En 1990, la población mayor a 40 años representaba únicamente el 19% de la población total, para el año 2030 representará el 37.97%, es decir, en un lapso de 4 décadas habrá duplicado su participación. Lo anterior, cobra relevancia no sólo en cuanto a la oferta y demanda de servicios de atención médica, sino también en cuanto al sistema de pensiones y jubilaciones del país.

Una necesaria inversión en materia de investigación y desarrollo en salud: Los avances e innovaciones de la ciencia médica serán una de las principales fuentes para combatir la transición epidemiológica y poblacional que están sufriendo los países, entre ellos, México. De manera específica, México deberá enfocarse en los problemas cardiovasculares y los derivados (o altamente correlacionados) por problemas de sobrepeso y obesidad.

Sistema fiscal sólido: Contar con un sistema recaudatorio eficaz, eficiente y sólido es lo mínimo indispensable para que el gobierno puede ejercer el gasto a través de diversos programas sociales, los cuales deben focalizarse en la población más vulnerable. Así pues, de acuerdo a algunos estudios (1), México por recaudación tributaria obtiene el equivalente al 9.4% del Producto Interno Bruto (PIB), y por la vía no tributaria (petróleo) un 8.8% adicional, es decir, de no ser por el petróleo, ocuparía el último lugar en América Latina en cuanto a recaudación fiscal se refiere, ubicándose por debajo de países como Haití.

Así pues, dicha variable es esencial si se desea hacer frente a los futuros costos en materia de salud. Lo anterior, debido a que los precios de los medicamentos tienden a aumentar en mayor medida que los precios del resto de los productos:

Así pues, y tomando en consideración que las enfermedades crónico-degenerativas son enfermedades que acompañan, en su mayoría, al ser humano desde su aparición hasta que muere, el presupuesto enfocado a la salud se prevé aumente de manera constante durante los siguientes 20 años.

Referencias: (1) Urzúa, Carlos M. (2011). Análisis Político: Gasto Público, Subsidios y Equidad Social en América Latina, Fundación Friedrich Ebert Stiftung.

Add new comment

Filtered HTML

  • Web page addresses and e-mail addresses turn into links automatically.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Lines and paragraphs break automatically.

Plain text

  • No HTML tags allowed.
  • Web page addresses and e-mail addresses turn into links automatically.
  • Lines and paragraphs break automatically.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.