Doce meses después ¿Cómo vamos?

Finaliza un año más, y con éste se observan diversos altibajos en la actual administración. Es por ello, que se debe evaluar estos primeros 12 meses del nuevo gobierno con cierto cuidado, es decir, no irnos a los extremos al momento de emitir juicio alguno.

Para el próximo año, el Pacto por México irá perdiendo su fuerza, ya que si bien es un instrumento sumamente valioso, tal como se ha visto en las últimas dos reformas (fiscal y energética) las plataformas políticas de los diferentes partidos presentan ya diferencias muy marcadas, así como también vuelven a resurgir personajes de la política nacional que buscan un chantajismo muy marcado.

Sin duda alguna, durante estos doce meses, uno de los aspectos positivos es el antes mencionado Pacto por México. Dicho instrumento logró crear expectativas positivas dentro de las principales esferas del país, ya que pudo plantear diversas metas y objetivos entre las tres principales fuerzas políticas del país, así como la implementación de un calendario para alcanzarlas.

Derivado de éste, se dieron las reformas en materia educativa, de telecomunicaciones, competencia económica, financiera, política, hacendaria y energética. Lo anterior, resulta relevante ya que nunca antes en un período tan breve (12 meses) se había observado la promulgación de tantas reformas, al menos no en los últimos 65 años. Ahora, hace falta lo más importante que son las leyes secundarias de cada una de ellas, es en éstas donde se encuentran los detalles.

Lo mismo puede mencionarse del enfoque que se le ha venido dando a la política exterior, sobre todo con los países de Asia Pacifico y Sudamérica.

Por otra parte, también hay varias áreas de oportunidad como por ejemplo el deficiente crecimiento económico durante el año en curso. Ello, debido a que hay que recordar que al inicio de la actual administración se preveía un crecimiento de 3.5%, cuando hoy se observa que se obtendrá, en el mejor de los casos, uno cercano al 1.3%.

El tener un crecimiento cercano al 1%, implica en términos per capita un decremento en el poder adquisitivo de las personas, ya que ese 1% involucra al agregado nacional, cuando lo importante es desagregarlo y verlo por deciles.

Al momento de explicar ese crecimiento económico (prácticamente nulo) se observa un subejercicio muy importante en el gasto público, una disminución en las exportaciones (debido a la lenta recuperación de nuestro primer socio comercial: EUA), y la continua falta de una política pública que incentive el fortalecimiento del mercado interno.

Bajo este mismo punto, es importante comentar que la productividad del país ha tenido decrementos importantes en los últimos 20 años. Así, a pesar que un trabajador mexicano labore más que cualquier otro (tomando como referencia los países miembros de la OCDE) si la productividad no ha aumentado, la cantidad de horas trabajadas tenderá a suplir dicha ausencia y así alcanzar el mismo nivel de producción:

Lo anterior, redunda en una generación de empleos formales insuficiente, muestra de lo anterior son los datos que indica el INEGI (noviembre 2012 vs noviembre 2013), donde se observa la generación de 477,167 empleos permanentes registrados en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS):

Otros aspectos a considerar son los temas de inseguridad, transparencia y rendición de cuentas. Estos temas son torales para un ejercicio fiscal eficiente, eficaz y realista. Simplemente para señalar un dato, el World Economic Forum (WEF) indicó que México se encuentra en el 139 de 148 países, respecto al Índice de Costo del Crimen y Violencia para los negocios. Tal como se ve, aun falta mucho pero ello no implica decaer en el esfuerzo individual para lograr las metas u objetivos planteados, ya que es el esfuerzo individual el que trasciende y logra que en lo colectivo el país avance o se estanque

Add new comment

Filtered HTML

  • Web page addresses and e-mail addresses turn into links automatically.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Lines and paragraphs break automatically.

Plain text

  • No HTML tags allowed.
  • Web page addresses and e-mail addresses turn into links automatically.
  • Lines and paragraphs break automatically.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.