La Ciudad de México, una capital sin una visión de mediano y largo plazo

La Ciudad de México es por excelencia, el centro político-económico del país. Es en éste donde se dan la toma de decisiones más importantes, donde se encuentran los poderes de la unión y donde se ubica el centro financiero de México.

Es por ello, que como toda capital de país debe contar con una visión clara de mediano y largo plazo. Sin embargo, eso no se ha visto durante los últimos años. A pesar de las grandes inversiones en materia de infraestructura, el crecimiento del D.F. ha estado lejos de ser el óptimo, más aun cuando el poder adquisitivo de sus habitantes es considerablemente mayor si se compara con entidades federativas como Michoacán, Chiapas, Guerrero, Colima o Nayarit.

Tal como se observa, si bien durante la crisis económica, el impacto, en comparación con el recibido a nivel nacional, fue menor, un habitante de la capital puede vivir (sufrir) lo que implica radicar en el D.F.

El gasto en infraestructura se ha incrementado de manera importante, se han ampliado vías de comunicación en el periférico de la ciudad, se han hecho líneas de metro; sin embargo, la falta de alumbrado, banquetas, agua, drenaje y seguridad, persisten en diversas zonas del D.F.

Aunado a lo anterior, el tiempo promedio que un ciudadano "invierte" en trasladarse a su centro laboral desemboca en un estrés y tensión permanente. Muestra de ello, es el estudio realizado por IBM denominado Commuter Pain Index, donde se observa al D.F. como la ciudad que más se sufre.

En este sentido, si una persona tarda, en promedio, tres horas al día en ir y regresar de su trabajo, estaría pasando casi 29 días en el automóvil; ello, sin contar los fines de semana. La otra opción, es utilizar el transporte público, el cual carece de una política pública de servicio y atención al usuario. Dicho transporte es insuficiente, y presenta saturaciones en diversos horarios del día.

Por si fuera poco lo anterior, el gobierno encabezado por el Dr. Miguel Ángel Mancera ha iniciado un programa (Programa para la Integración a la Economía Formal de los comerciantes) para que dejen de vender productos en el metro. Si bien es cierto, ello pudiera implicar una buena iniciativa, lo que no se entiende es la forma de operación: se les dará $2,108.40 pesos a 2,500 vagoneros para que éstos persistan en sus intentos de vender productos, en su mayoría pirata, en el metro de la ciudad.

Dicho programa se aplica después de un incremento considerable en la tarifa del metro, pasando de $3 pesos a $5 pesos. A pesar de que el metro del D.F. es de los más económicos a nivel mundial, no se logra comprender la canalización de los recursos adicionales para programas como el antes mencionado. Dicha redistribución no genera valor agregado, ni aporta a un mejor desarrollo económico; únicamente causa malestar dentro de la población usuaria.

En la siguiente entrada, abordaremos ciertos temas de desigualdad y áreas de oportunidad de la actual administración.

Add new comment

Filtered HTML

  • Web page addresses and e-mail addresses turn into links automatically.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Lines and paragraphs break automatically.

Plain text

  • No HTML tags allowed.
  • Web page addresses and e-mail addresses turn into links automatically.
  • Lines and paragraphs break automatically.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.