Desafío titánico: la educación de nuestro país

Ya en diversas ocasiones (leer de favor Radiografía del Sistema Educativo Nacional I, Radiografía del Sistema Educativo Nacional II, Radiografía del Sistema Educativo Nacional III, La necesaria Reforma Educativa) he comentado los grandes retos que presenta el gobierno federal, retos que continuarán en la siguiente administración... y en la siguiente... si no se hace nada.

Desde que comenzó la actual administración, el presidente de la República comentó que se llevaría a cabo un censo educativo el cual se encargaría de brindarnos información relevante en el tema: alumnos, maestros, infraestructura, montos financieros, entre otras cosas. Como bien dicen, "lo que no se puede medir, no se puede evaluar; lo que no se puede evaluar, no se puede mejorar".

El censo ya concluyó, y leyendo algunos de sus resultados no termino de preocuparme. A continuación le explico por qué.

Se censaron aproximadamente a 1.3 millones de maestros (hay que recordar que la CNTE no permitió que se realizara dicho ejercicio en los estados de Michoacán, Oaxaca y Chiapas) de los cuales:

  • 113,000 maestros están laborando en "otro centro de trabajo". En pocas palabras, tienen licencia o se encuentran comisionados en labores sindicales.
  • Casi a 300,000 maestros se les paga, pero éstos no dan clases.
  • 115,000 maestros están jubilados o pensionados, o en el peor de los casos fallecieron pero continúan cobrando.

Pero ello no es todo. En el ámbito de infraestructura educativa se tienen, por mencionar sólo algunos, los siguientes datos:

  • El 13% de las escuelas no tiene sanitarios.
  • El 48% no cuenta con drenaje.
  • El 31% no tiene servicio de agua potable.
  • El 11% no tiene electricidad.
  • El 60% no tiene equipos de cómputo.
  • El 80% no cuenta con acceso a internet.

Uno se preguntaría, bueno ¿será por falta de dinero? Y la respuesta es NO. No, no es por falta de dinero, de hecho México es uno de los países que aporta un presupuesto considerable, respecto a su producto interno bruto (PIB), dentro los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), con más del 6%. Lo anterior, resulta muy importante ya que si bien hay otros países que gastan más en educación, también éstos tienen una recaudación mayor.

Y entonces, ¿cuál es el problema? Muy sencillo, la forma en cómo se gasta el dinero. La inmensa mayoría del presupuesto se va a sueldos de profesores (que como ya vimos líneas arriba, un número importante ni siquiera se encuentra en el aula de clases), por lo que el presupuesto a inversión educativa (capacitación, infraestructura, tecnologías de la información, entre otras) es nula: más de 8 de cada 10 pesos destinados a educación se ejercen vía sueldos del personal docente y administrativo.

Los datos ahí están, y el problema conforme pasa el tiempo se agudiza, seamos honestos, éste no se va ir. Es importante tomar medidas fuertes (inclusive éstas pudieran considerarse poco populares) pero la situación apremia. Es por ello, que cuando comentan que los maestros ganan poco, uno llega a dudar, porque un ingreso puede ser lo que aparece en un tarjetón o recibo de nómina y otro muy distinto el que se percibe por comisiones sindicales. De no ser cierto esto, entonces habría que preguntarles a los líderes sindicales (y de secciones) a dónde se va todo ese dinero, en qué se gasta, cómo y por qué.

La reforma educativa fue el primer paso: evaluar a los profesores (así como ellos evalúan al alumnado cada mes, cada bimestre, semestre), el segundo será poner orden en el ejercicio presupuestal que se asigna.

O la otra solución, es una muy fácil, que es la que se había venido haciendo y nos sale muy bien. No hacer nada y criticar todo cuanto proponga el gobierno (en caso de que éste no sea de nuestra afiliación o gusto político). La decisión es suya.

Add new comment

Filtered HTML

  • Web page addresses and e-mail addresses turn into links automatically.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Lines and paragraphs break automatically.

Plain text

  • No HTML tags allowed.
  • Web page addresses and e-mail addresses turn into links automatically.
  • Lines and paragraphs break automatically.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.