La economía NO es como el béisbol

En esta nueva entrada, quisiera abordar de manera breve los errores constantes que ha tenido la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) al momento de generar expectativas a comienzos de cada año, durante la actual administración.

Como es conocido, el año pasado dejó mucho qué desear el crecimiento económico, para ser cordiales vamos a decir que fue marginal, y que la administración federal pagó "el precio de la novatada".

Para ello recordemos que se tenía contemplado un crecimiento cercano al 4%, y al final obtuvimos un resultado de apenas 1.1% de crecimiento en el Producto Interno Bruto (PIB). Las justificaciones fueron que hubo un retraso en el gasto público ejercido y que la economía estadounidense de plano “no jaló” lo que se esperaba. Inclusive, lo más sorprendente del asunto es que diversos analistas y estudios de ciertos bancos atribuyeron también que las heladas en el vecino país del norte impactaron de forma importante tanto el crecimiento allá, como el crecimiento aquí.

Así pues, al inicio del presente año, la SHCP pronosticó que creceríamos al 3.9%, lo cual hubiera sido un dato muy importante para todos los deciles de ingreso, y se comenzaría una recuperación paulatina de la economía nacional. No obstante, transcurridos los primeros 7 meses del presente año, se observa que nuevamente no se alcanzará dicho pronostico, y ya la SHCP redujo su proyección a únicamente 2.7%.

Asimismo, la encuesta apenas publicada del Banco de México (BM), con base en las respuestas que le brinda la iniciativa privada (IP), indica que ya la IP inclusive espera un crecimiento menor: 2.54%.

El problema no es minúsculo, y tal como se titula esta entrada "la economía no es como el béisbol". Ya con este segundo error en el pronóstico (en el segundo año de la actual administración), "se llevan dos strikes", ya no hay margen de error para volver errar el próximo año.

Tantos los gobiernos, como los bancos centrales, deben generar certidumbre a los mercados (interno y externo), y errar dos veces en dos años, muestra poca seriedad o mucho optimismo por parte del gobierno federal. Por ejemplo, ¿qué pasaría si el BM mintiera a los mercados al momento de subir/bajar la tasa de interés? O peor aún, que ¿maquillara los datos de inflación? En una primera ocasión, los mercados asumirían "el costo", pero el banco central perdería credibilidad, y por ende, se generaría desconfianza. Es decir, tanto al “mercado” como al ciudadano, no se le debe engañar de forma recurrente.

Lo mismo puede suceder con los errores de la SHCP al momento de proyectar el crecimiento económico.

Para el siguiente año, la SHCP debe ser moderada al momento de pronosticar el crecimiento económico, es preferible considerar un escenario conservador, en lugar de uno optimista; de igual forma, se deben analizar de forma realista los impactos iniciales de las reformas ya aprobadas, para así recuperar la credibilidad perdida ante la ciudadanía.

Para finalizar, aquí les dejo “mis pronósticos” (al día de hoy) para este año y el siguiente, los cuales son conservadores, aun considerando las reformas ya aprobadas. De eso, hablaré en las siguientes entregas.

Comments

Correcto, concuerdo con lo expuesto...

Lo que muestras indica que el gobierno tiende a mentir siempre en su exposición mediática. El pueblo aguanta las injusticias mientras los bancos crecen a doble dígito, el capital se acumula y a los trabajadores se les quitan sus derechos.

Estimado Sr Rubio, para distribuir riqueza primero hay que generarla... y para ello se requiere trabajo y capital.

Riqueza? Cuál riqueza? De qué hablan?

Add new comment

Filtered HTML

  • Web page addresses and e-mail addresses turn into links automatically.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Lines and paragraphs break automatically.

Plain text

  • No HTML tags allowed.
  • Web page addresses and e-mail addresses turn into links automatically.
  • Lines and paragraphs break automatically.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.