¿Qué esperar en la segunda mitad? (Parte IV)

En la pasada entrega comenté acerca de un posible cambio en el crecimiento económico esperado, así como la situación delicada en materia de seguridad e impunidad hoy en día. De igual forma, señalé que había indicios de un posible nuevo recorte presupuesto durante este año, y así fue.

El gobierno anunció en días pasados un recorte por 132 mil millones de pesos. En la entrega anterior comenté que éste podría rondar 120 mil millones. El impacto de dicha medida, a nivel de dependencia federal, es la siguiente:

Tales recortes ascienden a poco más de 32 mil millones de pesos, los restantes 100 mil millones corresponderán al fuerte ajuste que habrá de realizar Petróleos Mexicanos (PEMEX). Asimismo, se comenta que el 60% de dicha reducción corresponde a gasto corriente y el restante a gasto de inversión.

El gobierno enfrenta un año difícil y es posible que el siguiente sea muy similar debido a una desaceleración importante de la economía China, bajos precios del petróleo, entre otros factores. El margen de maniobra parece muy estrecho.

Aquí es donde el binomio gobierno-iniciativa privada debe tomar fuerza. Una opción en materia de inversiones en infraestructura son las denominadas Asociaciones Público-Privadas (APP). A mí parecer se deben potencializar y concretar importantes proyectos de APP en materia de infraestructura carretera, portuaria y de salud.

En materia de salud, pilar fundamental para la inclusión social, me enfocaría en la realización, durante el período 2016-2017, de 12 proyectos de APP en el rubro hospitalario, así como en un programa piloto de unidades médicas enfocadas en el tratamiento de diálisis y hemodiálisis.

Dicho tipo de proyectos potencializarán aún más la de por sí histórica cifra reportada de casi 100 mil millones de dólares de inversión extranjera directa (IED) durante la primera mitad de la actual administración. De ésta cifra, poco más del 37% fue en nuevas inversiones, el 32% se dio entre compañías y el porcentaje restante por reinversión utilidades.

Por otra parte, no se debe dejar de lado el fortalecimiento del mercado interno. Si bien el mercado interno ha mostrado datos importantes, sí es necesario analizar toda gama de políticas públicas para fortalecer el poder adquisitivo de la gente.

De acuerdo a la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), de los 51.6 millones de personas ocupadas, 38.7 millones perciben de 1 a 5 salarios mínimos. No puede existir un mercado interno fuerte cuando el grupo de personas que perciben 5 salarios mínimos o más presenta un decremento importante desde hace 8 años:

Finalmente, es importante señalar que la no lectura, y pronta atención, de los problemas señalados puede derivar en un hartazgo colectivo, pudiendo derivar en “salidas fáciles” y “promesas falsas”. México ha dado importantes avances en diferentes frentes, pero éstos de nada servirán hasta que la propia población comience a sentir dichos cambios: con mejores servicios públicos, con un mayor poder adquisitivo, verdadera equidad de género, mayor movilidad social, así como una rendición de cuentas y transparencia en el ejercicio presupuestal pulcro en todos los niveles de gobierno.

Add new comment

Filtered HTML

  • Web page addresses and e-mail addresses turn into links automatically.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Lines and paragraphs break automatically.

Plain text

  • No HTML tags allowed.
  • Web page addresses and e-mail addresses turn into links automatically.
  • Lines and paragraphs break automatically.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.