Jorge Bela

 
Premios Por Una Ciudad Mejor: fomentando propuestas innovativas en los barrios

Jorge Bela, Gestor Comunitario de Cali

 

Buscar la forma de involucrar a los beneficiarios en el diseño y la implementación de los programas destinados a mejorar las condiciones en los barrios carentes es un aspecto crucial de dichos programas. Una iniciativa impulsada por una alianza de fundaciones y entidades privadas sin ánimo de lucro ha dado un paso más en este sentido, convocando desde 1998 los premios Por una Ciudad Mejor. A través de este premio se solicita a las organizaciones comunitarias que propongan iniciativas innovadoras encaminadas a mejorar la calidad de vida en estas áreas y que puedan servir de modelo para otras zonas en las mismas o incluso en otras ciudades. Entre todas las propuestas recibidas se seleccionan las 10 mejores, de acuerdo con su carácter innovador y su capacidad de influir positivamente en la ciudad, y se otorgan tres premios. En la convocatoria actual el primero estará dotado con 13 millones de pesos (unos 6.500 dólares), el segundo con 7 millones de pesos (unos 3.500 dólares) y el tercero con 5 millones de pesos (unos 2.500 dólares). La cuantía de los premios sirve para poner en marcha las iniciativas.

Cali entró a formar parte de la convocatoria del premio en 2006, (Bogotá, Buenaventura y Cartagena son las otras ciudades en las que se convoca) y su éxito en la capital del Cauca ha sido considerable. Hasta el momento se han presentado como media unas 94 iniciativas anuales, con un total de más de 600. Con la convocatoria de este año se habrán destacado 80 propuestas, y se habrán premiado 24.

Las organizaciones ganadores en años anteriores fueron invitadas a participar en las jornadas en las que se elaboró del documento Cali Como Vamos, Por una Cali Mejor 2012, cuyas propuestas se han recogido en el documento Plan de Desarrollo de Cali 2012 - 2015 que recoge las líneas estratégicas de acción de la alcaldía de la ciudad. De esta forma se completa el círculo mediante el cual una iniciativa privada estimula la elaboración de propuestas innovadoras por parte de la comunidad que son en última instancia recogidas e incluso adoptadas por los gobiernos locales.

Entre estas iniciativas se encuentra la de la Asociación de Padres de Familia de la Institución Educativa Cacique Calarcá de Villa Carmelo. La propuesta premiada buscaba mejorar la seguridad alimentaria de las familias y del comedor escolar, mediante proyectos productivos pedagógicos que a su vez generan ingresos adicionales mediante la venta de los excedentes de cosecha. También se encuentra la iniciativa propuesta por Ecolprovys, una organización social radicada en los Altos de Menga, Comuna 1 y 18, y que busca promover la autonomía alimentaria de las poblaciones más necesitadas no mediante la entrega de bolsas de comida sino mediante la creación de una red de huertas comunitarias sin ánimo de lucro en las zonas urbanas. Esta red se complementaría con centros de compostaje que permitieran la reutilización de los desechos orgánicos.

Aunque la cuantía de los premios es relativamente pequeña, el impacto de todo el programa es considerable, pues otorga a las organizaciones participantes, especialmente a las seleccionadas, una considerable visibilidad, en ocasiones no solo a nivel local, sino incluso a nivel nacional. También la participación de las organizaciones vecinales en los planes de desarrollo municipal sirve como un estímulo poderoso para las mismas, que no quedan excluidas de participar en ediciones posteriores en caso de que obtengan un premio. El premio en Cali es impulsado por las Fundaciones Corona, Plan, Bolívar Davivienda, Alvaralice, Carvajal, la Fundación Sociedad Portuaria de Buenaventura, Funcicar y la Cámara de Comercio de Cali, la Casa Editorial El Tiempo, El País, Noticiero 90 Minutos y la Corporación Universitaria Minuto de Dios. Es un número considerable de organizaciones, lo que garantiza su solvencia y su repercusión social. Si las comunidades se pueden considerar como un laboratorio de la innovación en el ámbito urbano, ¿qué mejor manera de conseguirlo que estimular a sus habitantes para que sean ellos quienes propongan las soluciones a explorar?

Foto: David Alejandro Rendón