Población pobre y vulnerable participa en los planes de vivienda del DF

María Fernanda Carvallo, Gestor Comunitario de Mexico D.F.
Mexico D.F., 14 julio 2014

En 2012 el Consejo Nacional para la Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) identificó que 15.9 millones de personas en el país carecían de calidad y espacios en la vivienda y 24 millones no tenían acceso a servicios básicos en el hogar.

En el mismo año, el Gobierno de la Ciudad de México identificó que 563,200 habitantes carecían de calidad y espacios en la vivienda y 264,000 habitantes no tenían acceso a servicios básicos en sus hogares. En este contexto, el Instituto de Vivienda del Gobierno del Distrito Federal (INVI) buscó aliados con la finalidad de fortalecer el capital físico de esta población, el cual es uno de los activos más importantes en la pobreza urbana como señala Carole Rakodi en su enfoque, "Urban Livelihoods: A people-centred approach to reducing poverty".

Con base en estos datos relevantes, el Instituto de Vivienda logró convenir con la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) y la organización de la sociedad civil, Ayúdame que yo También soy Mexicano (ATM), para atender a la población más vulnerable en el DF a través de la construcción y otorgamiento de créditos hipotecarios accesibles.

Con respecto a la CDI, ésta decidió atender a los asentamientos indígenas en zonas urbanas en el DF, con la finalidad de que los originarios de los pueblos Triqui, Náhuatl, Mazahua, Totonaca, Otomí y Huichol tengan acceso a crédito para rehabilitar sus casas, dado que al ser migrantes de zonas indígenas no cuentan con los requerimientos necesarios por las instituciones financieras para tener acceso a créditos.

En el caso de ATM, la organización decidió priorizar los polígonos con pobreza en las zonas de Mixquic, Tláhuac; Parres y Topilejo en Tlalpan; y San Pablo Oxtotepec, Santa Ana Tlacotenco, y San Nicolás Tetelco en Xochimilco. A diferencia de las acciones que realiza la CDI, en el caso de ATM son los mismos integrantes de la comunidad en coordinación con actores de ATM quienes participan en la elaboración de la materia prima (tabiques), planean, organizan, reciben un micro crédito y construyen o rehabilitan las casas con el compromiso de pagar el crédito otorgado.

Lo exitoso de estos programas impulsados por el INVI, es la planeación y ejecución de los créditos que van acompañados de acciones participativas e incluyentes de los actores. En este sentido, la solución de otorgar vivienda en la ciudad a las personas en condiciones de pobreza va más allá de solo dar subsidios. Se trata de entregar créditos accesibles, de planear en comunidad e involucrar a los diversos actores del ámbito gubernamental y sociedad civil para empoderar a la comunidad.

Según Rakodi, la vivienda es uno de los activos más importantes que la población pobre y vulnerable debe poseer en una ciudad para que la población pueda diversificar sus estrategias de vida a partir de este activo. Aunado a este impacto, al integrar a las personas en los procesos de desarrollo de vivienda, los invita a ser agentes activos en su desarrollo para que los proyectos sean sustentables y tengan mayor impacto en la vida de las personas.

Photo credit: ATM

Permalink to this discussion: http://urb.im/c1407
Permalink to this post: http://urb.im/ca1407mxs