Planeamiento urbano pensando en la sostenibilidad: Un objetivo ambicioso en Cali

Jorge Bela, Gestor Comunitario de Cali
Cali, 19 septiembre 2014

El crecimiento de las grandes ciudades latinoamericanas, especialmente a partir de la segunda mitad del siglo XX, ha estado caracterizado por la falta de planeación, la irregularidad y la ausencia de medidas encaminadas a garantizar la sostenibilidad. Revertir esta tendencia, y cambiar el foco del crecimiento hacia el cumplimiento de los objetivos de desarrollo sostenible (SDG) exigen la adopción de una compleja serie de medidas, y un fuerte compromiso, sostenido en el tiempo, por parte de las administraciones públicas.

Los planes generales de ordenación urbana son uno de los instrumentos mas poderosos con los que cuentan las alcaldías. En este sentido, el Plan de Ordenamiento Territorial de Cali (POT), que ya ha sido presentado por la alcaldía y se está discutiendo en el Concejo, incluye muchas medidas encaminadas a cumplir con los SDG.

Entre las medidas afines a los SDG que contempla el POT destaca la búsqueda de una estrategia común para la protección del medio ambiente mediante la estructuración de un Sistema Municipal de Áreas Protegidas (SIMAP). El proyecto del SIMAP, elaborado con el apoyo del Nature Conservancy, busca proteger del desarrollo inmobiliario las áreas naturales mas significativas, especialmente en el entorno de los siete ríos que atraviesan el municipio, los humedales y los bosques que circundan la ciudad. El sistema consta de un órgano de análisis y toma de decisiones de toma de decisiones, (Mesa Municipal SIMAP), de la que forman parte representantes de los distintos grupos sociales, y una Secretaría Técnica encargada de apoyar a la anterior en la ejecución de las decisiones adoptadas.

Otras medidas destinadas a mejorar el cumplimiento de los SDG son la creación de espacios verdes dentro de la ciudad, la mejora del transporte público municipal y su integración con un nuevo sistema de transporte regional, y la densificación de la ciudad evitando la expansión por las áreas rurales. Entre las obras de infraestructura de transporte se contempla la creación del corredor verde, de redes vías peatonales, de un anillo perimetral, de vías dedicadas exclusivamente a las motocicletas, y de la mejora de las vías rurales.

La ordenación del uso del suelo que contempla el POT, pese a ser un instrumento muy importante, necesita ser complementado con fuertes inversiones, con nueva normativa que concrete los preceptos generales, y con un apoyo político sostenido en el tiempo. De faltar alguno de estos complementos, sus mandatos no dejan de ser meras expresiones de deseos. Por ejemplo, contempla el establecimiento dentro de 10 años de una tasa por acceso a la malla vial del centro de la ciudad, con el fin de potenciar el uso del transporte público. Esta medida carece de sentido si en los años anteriores no se ha logrado crear un sistema de transporte público adecuado, capaz de absorber la demanda generada por la menor utilización de los automóviles privados. También será necesario un considerable apoyo político en las administraciones futuras, que deben estar decididas a adoptar decisiones impopulares con un sector de sus votantes. El POT que se discute en estos momentos del el Concejo de Cali es un documento esperanzador, pero solo el tiempo dirá si sus promesas finalmente se cumplen.

Photo: Eric Baxter

Permalink to this discussion: http://urb.im/c1409
Permalink to this post: http://urb.im/ca1409cas