La Planeación como forma de combatir el crecimiento informal en las laderas de Cali

Jorge Bela, Gestor Comunitario de Cali
Cali, 19 noviembre 2014

Cali acaba de aprobar su Plan de ordenamiento Territorial, que busca ordenar el crecimiento de la ciudad para los próximos 15 años, e incorpora reformas de gran alcance. Entre las medidas adoptadas está la aprobación del Corredor verde, de la construcción de la Ciudadela Calida, la densificación y la priorización del MIO como medio de transporte frente al carro privado. La regulación de la construcción de vivienda en las laderas es también una medida de gran alcance incluida en el nuevo POT.

Hasta ahora, la construcción en las laderas estaba prohibida. Sin embargo, la realidad es que unas 400 hectáreas de las mismas se han visto ocupadas por unas 36 000 viviendas informales, en las que habitan unas 160.000 personas, la mayoría de las cuales son desplazados por causa de los conflictos armados. Muchos de los habitantes pagaron por sus terrenos, que fueron comprados a precios muy bajos por la prohibición de edificar, y que fueron revendidos a precios mucho mas elevados a los ocupantes informales.

Estos asentamientos informales carecen de los servicios básicos, y se encuentran aislados del resto de la ciudad por falta de transporte público. Un estudio de la Fundación Carvajal determinó que el 97 por ciento de los habitantes de algunas de estas zonas están bajo el nivel de la pobreza, y el 45 por ciento están en situación de pobreza extrema. Por otro lado, según un estudio de la Alcaldía de Cali, unas 64 hectáreas del total de las laderas con asentamientos informales se ha ubicado sobre terrenos de alto riesgo de deslizamiento. Los peligros en esta zona son muy difícilmente mitigables.

El nuevo POT reconoce esta realidad, y permite la construcción legal en las laderas, con ciertas restricciones. Se deberán proponer planes de desarrollo zonal de al menos 20 hectáreas, con viviendas cuya altura mínima debe ser de cinco pisos. Un 80 por ciento del plan zonal se reservará para zonas verdes, y el restante 20 por ciento es el que se podrá construir. Las zonas verdes quedarán a cargo de los propietarios de las viviendas. Los proyectos deberán contar con estudios medioambientales y geotécnicos que garanticen la seguridad de las construcciones. Se estima que el área urbanizable pueda superar las 3 000 hectáreas.

La idea es, por tanto, permitir la construcción legal y controlada como forma de limitar el crecimiento informal y descontrolado que se observa en la actualidad. La fórmula adoptada ha sido criticada pues se estima que solo grandes propietarios podrán hacer frente a los requisitos de superficie y de donación de zonas verdes. Sin embargo, por primera vez la Alcaldía de Cali intenta resolver un problema mediante el uso de la planeación urbana, en vez de ignorarlo y permitir que con el tiempo continúe agravándose.

Photo: Alacaldia Mayor de Cali

Permalink to this discussion: http://urb.im/c1411
Permalink to this post: http://urb.im/ca1411cas