Uso de SIG en la elaboración de los planes de mejoramiento de barrios en Bogotá

Jorge Bela, Gestor Comunitario de Bogotá
Bogotá, 18 marzo 2015

Los programas de mejoramiento de barrios están entre los mas efectivos para resolver los problemas derivados de la pobreza en los barrios ilegales. Este tipo de programas tienen un carácter integral, un enfoque multidisciplinario y permiten abrir espacios para la participación de los usuarios/beneficiarios. Sin embargo, a menudo no se acometen por falta de voluntad política, ya que no tienen el mismo impacto que la inauguración y entrega de un nuevo lote de viviendas, y en ocasiones resultan mas caros que la construcción de vivienda masiva en barrios apartados. En otras ocasiones se implementan sin que formen parte de una política general de vivienda, lo que reduce su impacto positivo.

En Bogotá, una serie de decisiones judiciales y de decisiones administrativas han permitido la legalización de asentamientos ilegales ubicados hacia una zona protegida de los Cerros Orientales. El objetivo de estas medidas ha sido el fortalecerla defensa de los espacios naturales, especialmente en torno al agua, pero reconociendo la realidad de los terrenos ya invadidos. Uno de estos asentamientos se encuentra en el extremo norte de la ciudad, en la localidad de Usaquén. En este tipo de asentamientos informales el programa de mejoramiento de barrios, y su alto impacto en plazos relativamente cortos, son especialmente adecuados para combatir muchos de los problemas de la zona. La participación de los habitantes es crucial a la hora de hacer pedagogía en inculcar en ellos la imposibilidad de ocupar nuevos terrenos en los circundantes montes protegidos.

Los problemas que enfrenta el barrio son los habituales en este tipo de asentamientos informales: déficits de equipamiento urbano, problemas de seguridad por deficiencias en las construcciones, incluso, paradójicamente, la falta de espacios verdes de recreación en un barrio ubicado junto a un tesoro ecológico como son los Cerros Orientales. Los sistemas de información geográfica están jugando un papel decisivo a la hora de definir el plan de acción. Para Lina González, contratista de la Secretaria Distrital de Planeación y autora del informe que está sirviendo de base para la elaboración del plan, el uso de SIG facilita de forma considerable los estudios. Tareas básicas, como la identificación de la ubicación ideal de los equipamientos, o las zonas que por su características geológicas son de altísimo riesgo y sobre las que no se puede edificar ni ubicar equipamientos, se pueden realizar de forma mucho mas efectiva utilizando SIG.

En el año 2013 se realizó un levantamiento de información sobre los asentamientos informales de Bogotá. Este levantamiento se hizo predio a predio. En ese momento cerca de 2 millones de habitantes ocupaban barrios ilegales, un 20 por ciento del total de la población de Bogotá, y en una superficie total de 10 hectáreas. Para elaborar los planes específicos de los barrios ubicados en la zona de Usaquén se ha utilizado como base los datos de 2013, a los que se ha sumado la información del catastro y los datos procedentes del SISBEN (un sistema estatal destinado a identificar, mediante cuestionarios, las familias necesitadas de atención social). A través de reuniones con las juntas de acción comunal, muy fuertes en los barrios, se han recogido las demandas del vecindario. Una vez que el plan esté listo, su ejecución dependerá de la capacidad presupuestaria, y de la voluntad política de los responsables municipales en ese momento.

Foto: Lina González

Permalink to this discussion: http://urb.im/c1503
Permalink to this post: http://urb.im/ca1503bts