Proyecto Golazo: fútbol como sistema educativo en Cali

Jorge Bela, Gestor Comunitario de Cali
Cali, 9 junio 2015

La violencia juvenil supone un grave problema en Cali, la ciudad colombiana que padece la mayor incidencia de este flagelo en Colombia. En 2014, por ejemplo, se produjeron 418 asesinatos por pandillas juveniles. En URB.im ya hemos mencionado algunas iniciativas destinadas a combatir este problema. En muchas ocasiones la violencia, el abandono escolar y la exclusión social están estrechamente vinculados, y las iniciativas más exitosas son las que enfrentan estos problemas de forma combinada. El deporte puede ser una forma de hacerlo. El BID, por ejemplo, tiene un programa conocido como Deportes Para el Desarrollo que parte de la premisa de que el deporte puede servir como motor para mejorar la autoestima, la empleabilidad y la capacidad de trabajo de los jóvenes. También "promueve la resolución de conflictos, la prevención de la violencia y la inclusión social a nivel comunitario." Las naciones Unidas también reconocen el papel que puede jugar el deporte, y sus trabajos en este campo se canalizan a través de la Oficina de Deporte, Desarrollo y Paz.

En este sentido la Fundación Carvajal ha lanzado el Proyecto Golazo, que se desarrolla en los barrios El Retiro y la Comuna 18. Este proyecto alcanza a unos 500 niños entre las edades de 6 y 16 años. Cuenta con el apoyo de otras ONG como Ayuda en Acción y la Agencia Presidencial de Cooperación Internacional.

El Proyecto Golazo se ejecuta a través de tres fases: en la primera se seleccionó a 30 jóvenes para capacitarlos como monitores deportivos. Para ello se utilizó la metodología de Fútbol para la Paz. Los jóvenes recibieron formación también en primero auxilios y en metodologías para la convivencia. Los 30 monitores deportivos provienen de las comunidades en donde posteriormente se está llevando a cabo el proyecto. La Escuela Nacional de Deporte otorgó su aval oficial a este proceso formativo.

En la segunda fase se fueron seleccionando los 500 niños que hasta el momento han participado en la iniciativa. Una parte esencial de este proceso fue involucrar a las familias, pues su compromiso y apoyo es esencial para el éxito del programa. Una vez seleccionados los participantes, comenzaron los torneos que tienen normas diferentes a las del futbol convencional. En el primer tiempo se enfatizan las reglas del juego y el compromiso con valores como responsabilidad, respeto, solidaridad y honestidad. En el segundo tiempo se juega el partido, bajo la supervisión de un monitor externo, cuyo papel no es el de árbitro en sentido estricto, sino el de formador. En el tercer tiempo se repasa y evalúa como ha transcurrido el partido y los comportamientos observados durante el mismo.

El tercer componente del proyecto lo constituye la participación de las familias en el mismo. La idea es articular una relación entre ellas y la comunidad educativa. Esto se consigue mediante visitas domiciliarias, talleres, valoraciones médicas, etc.

Foto: Fundación Carvajal

Permalink to this discussion: http://urb.im/c1506
Permalink to this post: http://urb.im/ca1506cas