Problemas en la implementación del MIO en Cali

Jorge Bela, Gestor Comunitario de Cali
Cali, 16 julio 2015

La planificación es esencial para el funcionamiento de los sistemas de transporte masivo mediante buses. En el artículo sobre Bogotá de este mes ya pudimos ver como la falta de integración entre en nuevo BRT y los sistemas locales de transporte han supuesto un serio revés para el desarrollo del sistema. En Cali la situación es aún más grave. Aunque el sistema masivo y sus rutas alimentadoras ya cubre el 90 por ciento de la ciudad, los buses tradicionales siguen funcionando, muchos de ellos ilegalmente. Se estima que el MIO mueve aproximadamente 450.000 pasajeros, mientras que los buses tradicionales mueven aproximadamente unos 200.000 pasajeros. Además, existen numeroso autobuses "piratas," que a pesar de trabajar sin licencia mueven cerca de 300.000 personas cada día.

Esta implementación sin una planificación clara ha generado una serie de fuertes conflictos que hoy distan muchos de estar resueltos. Por un lado se encuentran los conductores de busetas tradicionales. Hace ocho años, existían 4950 buses privados de trasporte urbano, agrupados en unas 25 empresas. Hoy quedan todavía 653 buses agrupados en 10 empresas. Además, operan unos 400 buses que operan sin licencia. Los buses tradicionales debían ser comprados por las operadoras del MIO, y chatarrizados, pero este problema se ha visto ralentizado por las fuertes dificultades financieras que han experimentado las operadoras.

En efecto, la lentitud de la implementación del servicio, y la subsistencia de los medios tradicionales de transporte, han supuesto que los ingresos de las operadoras del MIO sean muy inferiores a los esperados. Esta situación ha llevado a las operadoras a arrastrar grandes dificultades financieras. Esta situación ha desencadenado un segundo grupo de conflictos, esta vez entre las operadoras del MIO y las autoridades locales, que reclaman el fin de las operadoras ilegales y ayudas económicas públicas para poder seguir dando el servicio.

Los problemas de servicio y la falta de alcance del MIO han sido los motores que han impulsado el que los buses tradicionales tengan todavía muchísima demanda popular. Aunque el número de buses del MIO se ha elevado considerablemente, hasta los 765, muchos usuarios no tienen una estación cercana, o prefieren los servicios directos, sin transfers, que ofrecen los buses tradicionales. Todos estor problema han llevado a sucesivas oleadas de protestas, por parte de los usuarios, que alcanzaron cierta gravedad el año pasado, y de los conductores tradicionales y de los operadores del MIO en las últimas semanas.

Ante las dificultades que la Alcaldía está teniendo para resolver estos problemas, el Gobierno central ha tenido que hacer considerables desembolsos para mejorar la situación financiera de las empresas operadoras del MIO (se estima que en total se habrán desembolsado en este sentido unos 400.000 millones de pesos (200 millones de dólares). El Ministerio de Transporte está buscando formas de integración de los viejos buses en el sistema, una opción bien vista por la Alcaldía de Cali, mientras que los operadores del MIO rechazan de plano esta posibilidad. Aún no se ha tomado una decisión definitiva al respecto.

La falta de planificación está teniendo efectos devastadores en la implementación del sistema de transporte masivo de Cali. La solución a los problemas está requiriendo la intervención del Gobierno central. Mientras tanto, son los caleños, especialmente los mas desfavorecidos, los que sufren más directamente las consecuencias de estos problemas.

Foto: David Alejandro Rendón

Permalink to this discussion: http://urb.im/c1507
Permalink to this post: http://urb.im/ca1507cas