Mejoras en la educación como forma de combatir la desigualdad

Jorge Bela, Gestor Comunitario de Bogotá
Bogotá, 17 agosto 2015

La desigualdad en la educación tiene una relación muy estrecha con la desigualdad en general. La falta de una educación suficiente y equitativa se considera, de hecho, como una de las causas principales de la desigualdad. En Bogotá la situación ha llegado a ser tan extrema que se ha llegado a hablar de la existencia de un "apartheid" educativo: la falta de inversiones en educación pública impiden que la mayoría de los estudiantes de bajos ingresos consigan obtener una formación primaria y secundaria de calidad, algo que posteriormente redunda en dificultades para aquellos que logran llegar a las universidades. Este patrón se perpetúa en el mundo laboral. Los estudiantes de mayores recursos, por el contrario, tienen acceso a colegios de altísima calidad, y a universidades de nivel internacional.

La Alcaldía de Bogotá ha considerado la mejora de la educación como uno de los asuntos prioritarios. Según datos de la propia alcaldía, en los tres últimos años se ha incrementado el presupuesto en educación en un 24 por ciento. También se han implementado reformas en el sistema educativo. El programa 40X40 ha sido uno de los más ambiciosos. Tradicionalmente, ante la falta de plazas escolares, los colegios de Bogotá dividían las jornadas en dos turnos: mañana y tarde. Actualmente ya son 113 colegios en los que se han implementado el programa 40X40, que supone que los estudiantes tendrán una jornada completa de 8 horas, en la que tendrá cabida no solo las materias troncales sino también materias suplementarias.

Otra iniciativa importante ha sido la de financiar la educación superior de los docentes. Bajo el programa Maestros Empoderados, unos 4 900 docentes contarán con ayudas del distrito para completar sus estudios de maestría o doctorado. El presupuesto de esta iniciativa asciende a 68000 millones COP (unos 30 millones US). Se estima que en Colombia a penas un 10 por ciento de los docentes cuanta con un título universitario avanzado. En paralelo, se ha lanzado un programa de ayudas a los estudiantes de menores recursos, estratos 1, 2, y 3. Este programa con un presupuesto de 20 000 millones COP (unos 8 millones US) permitirá a 1 000 estudiantes pagar sus colegiaturas y sus gastos básicos. Aunque escapa al ámbito municipal, la administración central ha lanzado el programa "Ser Pilo Paga" que también permite a estudiantes de bajos recursos acceder a las mejores universidades privadas del país.

Otra iniciativa innovadora, aunque su alcance sea menor que las anteriores, es la de la contratación de 10 profesores especializados en atender a estudiantes con habilidades superiores. Esta iniciativa complementa otra ya lanzada por la administración para la creación, en colaboración con la Universidad Gran Colombia, de un diplomado para la formación de maestros especializados en este tipo de estudiantes.

Aunque un informe del PNUD sugiere que la situación de la educación en Bogotá está mejorando, aún son muchos los problemas que será necesario atajar. Entre ellos destaca las altas tasas de deserción escolar (29 por ciento), y de fracaso escolar (tan solo el 41 por ciento de los estudiantes se gradúa en el periodo previsto. La nueva administración que surja de las próximas elecciones tendrá que al menos mantener el esfuerzo de inversión que la acometido la actual.

Foto: Secretaria de Educación de Bogotá.

Permalink to this discussion: http://urb.im/c1508
Permalink to this post: http://urb.im/ca1508bts