Los Objetivos de Desarrollo del Milenio como fuente de legitimidad política

Jorge Bela, Gestor Comunitario de Bogotá
Bogotá, 1 septiembre 2015

El cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio ha sido muy irregular en distintas regiones del mundo. Uno de los factores que pudiera tener un mayor impacto en este sentido es el carácter particular de cada sistema político. En Colombia, el sistema electoral implica que en las elecciones municipales el candidato más votado obtiene automáticamente la alcaldía de cada localidad. A diferencia de lo que sucede en las elecciones presidenciales, no hay una segunda vuelta. La elevada fragmentación de los partidos supone que en muchas ocasiones los alcaldes obtienen un porcentaje relativamente bajo de los votos. Esto es lo que sucedió en las elecciones municipales de 2011, en las que el izquierdista Gustavo Petro obtuvo la alcaldía con a penas el 32,1 por ciento de los votos. Este relativamente bajo porcentaje de votos supone una necesidad de búsqueda constante de legitimidad y de apoyos puntuales para poder sacar adelante las reformas de mayor calado.

En este proceso, la búsqueda de legitimidad internacional juega un papel muy importante. Es en este contexto en el que se enmarca la importancia que los Objetivos de Desarrollo del Milenio han jugado en la formulación de las políticas públicas durante el mandato de Gustavo Petro, que concluye con las elecciones que se celebrarán a finales de este año. El plan de gobierno de Petro se plasmó en un plan de desarrollo que recibió el nombre de Bogotá Humana. Aunque en este documento la se mencionan en alguna ocasión los Objetivos del Milenio, ha sido en documentos posteriores donde se ha puesto de manifiesto con mayor claridad el interés de la Alcaldía en enfatizar como el programa de la Bogotá Humana ha contribuido a mejorar dichos objetivos.

En Colombia existe una red de la sociedad civil que elabora de forma periódica informes sobre el grado de cumplimiento de los planes de desarrollo, que gozan de un elevado prestigio e incluso se han considerado como ejemplo en la región. En Bogotá se elabora, desde hace 17 años, el Informe de Calidad de Vida, que recoge, de forma muy gráfica, la evolución de aspectos críticos. El informe relativo a 2014, que acaba de ser publicado, ofrece datos positivos en alguno de los objetivos ms importantes, como es la reducción de la pobreza y la desigualdad, mejoras en la educación y en la salud públicas. Los datos resultantes de este informe han sido utilizados de forma inmediata por la alcaldía como herramienta política, pese a que en un grado que resulta difícil de determinar, las mejorías observadas obedecen a patrones que escapan el ámbito de acción municipal.

El cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio no ha sido un objetivo exclusivo de Bogotá. Responde a un interés generalizado en el país, así como a iniciativas lanzadas desde el gobierno nacional desde mucho antes de la llegada al poder del actual alcalde, Gustavo Petro. Sin embargo, debido a la situación política particular de la capital de Colombia, los Objetivos de Desarrollo del Milenio han sido utilizados con un mayor vigor tanto como mecanismo de formulación de políticas públicas como de mecanismo de validación política de las mismas, en un entorno político hostil.

Fotos: Alacaldía de Bogotá.

Permalink to this discussion: http://urb.im/c1509
Permalink to this post: http://urb.im/ca1509bts