Yoga para el desarrollo

Marcela Scarpellini, Gestor Comunitario de Caracas
Caracas, 8 setiembre 2015

Al establecer metas globales, debemos entender que la consecución de dichas metas está sujeta a que sean obtenibles en principio, por grupos más reducidos, ej. países, regiones, comunidades, etc. Esto para ser capaces de darles una escala y estructura que permita su logro.

En este caso, nos referimos a la erradicación de la violencia como uno de los varios objetivos del Desarrollo Sostenible. Para este propósito, presentamos Yoga en los Barrios, como un ejemplo de cómo acciones locales están sirviendo de vías para el logro de metas globales.

Luego de entender el contexto que da pie al surgimiento de la violencia, y cansados de esperar alguna repuesta institucional, el joven arquitecto Joel Ignacio Valencia, precursor de la Fundación En Los Barrios decide junto con otros miembros de la fundación, hacer algo al respecto. Junto a un grupo de voluntarios y guiados por su investigación sobre la violencia en los barrios, específicamente en el barrio Julián Blanco (ubicado en Petare), deciden introducir una práctica que potencialmente permitirá el cambio de dinámicas comunitarias.

Luego de diez años trabajando en el barrio, de entender las dinámicas del mismo a través de la visita a viviendas en situación de urgencia y emergencia, pudieron establecer una relación directa entre el estado de las viviendas y el estado de las familias que las habitan.

Esto les llevó a concebir una solución que fuese capaz de atacar la raíz del problema, la persona. Por lo que decidieron introducir la práctica de el yoga a la comunidad. Con la intención de que el yoga sirviera como lugar de encuentro tanto intra como interpersonal.

El Yoga propuesto como una herramienta de autoconocimiento. También como un medio que sirve para desconectarnos temporalmente del estimulo externo. Lo que provee una posibilidad de distanciarnos de nuestra realidad y poder revisitarla desde otro ángulo. Esta es la herramienta a la cual Yoga en los Barrios ha recurrido para intentar contra restar el problema de la violencia. En un intento de mejorar la calidad de vida dentro del barrio. Empezando por la mejora de la calidad de vida a nivel individual. De persona en persona.

Tratar de vincular el bienestar personal con la reducción de la violencia no es tarea fácil. Sin embargo, no es la facilidad ni la urgencia lo que guía este proyecto, sino la creencia de que una oportunidad de cambio permanente, es posible. Un cambio que brinde la oportunidad de re concebir a los habitantes del barrio. Una re concepción interna como primer paso para el posterior replanteamiento de dinámicas de comportamiento dentro de la comunidad. A la vez que permite a aquellos ajenos a la misma, repensar su rol como habilitadores de cambios estructurales.

Hasta el momento, más de 5 000 personas han recibido clases de yoga, y semanalmente 1 300 personas se benefician del proyecto.

Este proyecto ha permitido el establecimiento de alianzas dentro de la ciudad, así como fuera del país; escuelas, sociedad civil, grupos de profesores y organizaciones se han reunido en torno a esta idea. Siendo estas alianzas claves para la consolidación práctica de la democracia; ya que son los ciudadanos, a través de la autogestión, quienes se están empoderando para construir su realidad; esa ciudad en la que desean vivir.

Foto: Yoga en los barrios

Permalink to this discussion: http://urb.im/c1509
Permalink to this post: http://urb.im/ca1509css