Problemas de transporte en Soacha, una ciudad conurbada con Bogotá

Jorge Bela, Gestor Comunitario de Bogotá
Bogotá, 16 novembre 2015

Soacha fue hasta finales de los años 70 un suburbio principalmente industrial de Bogotá. En 1970 tenía una población de 28,000 habitantes. Fue a partir de ese momento cuando se produjo un crecimiento explosivo de la población, que se aceleró en los años 90 tras la construcción de la Autopista Sur. En la actualidad cuenta con más de 500,000 habitantes, auqnue algunas estimaciones son mucho mas elevadas. El crecimiento de ambas ciudades ha resultado en que ambas estén completamente conurbadas. Su principal función en estos momentos es la de ciudad dormitorio de Bogotá.

La conurbación con una de las ciudades más grandes del mundo, sumada a su independencia política y económica, ha tenido como consecuencia que se generen unos problemas muy graves en la provisión de los servicios básicos, especialmente en transporte y en suministro de agua potable. Estos problemas se agravarán de forma considerble cuando se concluya el macroproyecto Ciudad Verde, en el que se espera habiten 125,000 personas, la mayoría provenientes de Bogotá, y con sus centros de trabajo en la capital. La creación de un área metropolitana entre Bogotá y Soacha, impulsado por ambas alcaldías, está paralizado por disputas políticas y trabjas jurídicas. Hasta el momento los problemas se han de resolver con acuerdos específicos.

La situación del transporte entre ambas ciudades es extremadamente compleja. Los acuerdos alcanzados permiten el establecimiento de una tarifa única, y establecen limitaciones en la recogida de pasajeros los buses con origen en Soacha no pueden recoger pasajeros en las estaciones intermedias en Bogotá, y viceversa. Pero la cantidad diaria de personas que se movilizan a diario hace imprescindible el establecimiento de un sistema masivo de transporte. La carretera principal que une los centros de las dos urbes, la Autopista Sur, está completamente saturada y sufre colapsos constantes durante las horas punta.

Ya en el 2006 se iniciaron los planes para ampliar el Transmilenio hasta Soacha. Sin embargo, el proyecto sufrió constantes retrasos, y la primera línea no empezó a funcionar hasta finales del 2015, con 4 paraderos. Aún así, el sistema no comenzó a operar completo, pues los buses alimentadores todavía no se han puesto en funcionamiento. Los usuarios más alejados de la Autopista Sur se ven por tanto obligados a tomar otros medios de transporte para acceder al Transmilenio. Para muchos usuarios el pago de dos boletos es excesivamente oneroso, por lo que renuncian al uso del Transmilenio y siguen dependiendo por completo de las antiguas rutas. También hay muchas quejas relacionadas con la falta de frecuencia de los autobuses articulados.

Todos estos problemas han resultado en un altísimo grado de insatisfacción por parte de los usuarios. En ocasiones se han producido protestas espontáneas que bloquean el sistema durante unas horas. Todavía no hay fecha para puesta en servicio de los alimentadores, pese a que el sistema moviliza ya unos 75.000 pasajeros diarios en Soacha. En la actualidad se están haciendo obras para ampliar las estaciones, y para alargar el sistema en 3,8km, aunque resulta muy difícil aventurar cuando estarán terminadas y abiertas al público las nuevas estaciones.

La conurbación es una situación inevitable en las mega urbes que crecen a ritmo acelerado. La separación de administraciones puede suponer un grado adicional de dificultad para resolver los problemas más inmediatos de sus ciudadanos, como el transporte.

Fotos: Aldrium Gyet

Permalink to this discussion: http://urb.im/c1511
Permalink to this post: http://urb.im/ca1511bts