Participación ciudadana mediante plataformas en línea: Una entrevista a Manuela Valencia of Cities for Life

Lou D'Angelo, Gestor Comunitario de Medellin

¿De dónde nació la idea de la plataforma citiesfor.life?

En el 2013 Medellín fue reconocida como la ciudad más innovadora por CITI Bank y el Wall Street Journal. De allí salió la idea de invitar a las ciudades del mundo para que contaran sus experiencias innovadoras y así favorecer el intercambio de conocimientos. De allí nació CITIES FOR LIFE, con el encuentro global que se realizó en agosto-septiembre de 2015. Una de sus premisas es que en un mundo globalizado, compartimos muchos retos como oportunidades, entonces deberíamos colaborar para ser más eficientes. El evento tenía un componente político, en el cual 60 alcaldes de todo el mundo acordaron en la Declaración CFL como debían gobernar las ciudades y definimos retos globales, y un componente técnico, en lo cual tuvimos 90 speakers nacionales e internacionales entraron en un proceso de co-creación para buscar soluciones frente a los retos que se habían definido.

Durante el evento se lanzó la plataforma global citiesfor.life. Ésta pretende darle a esta comunidad global un espacio virtual para seguir compartiendo experiencias y casos de éxito y continuar haciendo ejercicios de co-creación.

¿Cúal es la relación entre la plataforma citiesfor.life y la plataforma MiMedellín? ¿Cómo funcionan estas plataformas?

Además del encuentro y de la plataforma citiesfor.life, trabajamos en un tercer componente que es la plataforma MiCiudad, que localmente es MiMedellín. MiCiudad es una solución que se implementará en varias ciudades de Colombia y del mundo. Citiesfor.life es la plataforma que cobija a todas esas iniciativas locales. La plataforma local apunta a favorecer la participación e innovación ciudadana, y a mejorar el diálogo entre el gobierno y los ciudadanos.

En la plataforma, puedes hacer una pregunta abierta para hacer un proceso de escucha. Por ejemplo, en Medellín, queremos cambiar el centro. Entonces lanzamos una pregunta abierta al ciudadano: “¿Cómo te sueñas el centro de Medellín?”. Esta pregunta nos ayuda a entender cuáles son los problemas específicos. Vas a recibir miles de ideas, sobre temas diversos como el medio ambiente, la movilidad, los espacios públicos, la seguridad... Y uno de los mayores retos del centro que detectamos es la seguridad, y en particular el robo de celulares. Entonces ahí entramos en una causa crítica, y lanzamos un reto específico: ¿Cómo contrarrestarías el robo de celulares en el centro?

En la plataforma, una opción te muestra aleatoriamente dos ideas y votas por una u otra. El sistema valora este voto, los "likes", y los comentarios y establece un Top 10 de las mejores propuestas. Entonces dentro de la plataforma ya hay un tipo de reconocimiento ciudadano que es muy importante durante todo el proceso.

Digamos que una propuesta fue poner un puente. La idea no es innovadora, pero el proceso sí fue innovador, porque la idea viene del ciudadano, y fue un resultado de un proceso de innovación abierta. Entonces cuando se implementa el proyecto le damos reconocimiento al ciudadano para que se sienta empoderado y siga participando. Así la idea de la plataforma es escuchar las ideas de cada uno y reconocer la innovación ciudadana. Además, los ciudadanos van a cuidar la ciudad porque se dan cuenta que ellos mismos la construyen, que es de ellos. Cambia mucho la apropiación del proyecto.

También podemos lanzar una pregunta de selección múltiple. Por ejemplo, si una oficina de la ciudad tiene tres ideas de proyectos y no sabe cuál implementar, puede lanzar la pregunta y la ciudadanía escoge entre las diferentes opciones y puede complementar la propuesta con sus comentarios.

Así la plataforma ayuda el municipio en la toma de decisiones, le permite una asignación de los recursos más efectiva, y le da más gobernabilidad.

Entonces con estas ideas uno puede formular un proyecto urbano. Pero también permite formular oportunidades para el sector emprendedor. Es una manera acertada de conectar al sector privado con las necesidades de la ciudad.

Cuando el reto se repite en varias otras ciudades, y nos damos cuenta de que es un reto global, o cuando no hemos sido capaces de solucionarlo al nivel local, lo escalamos para que ya no sea sólo esta comunidad quien procesa el reto sino la comunidad global, y lo ponemos como un reto global en la plataforma citiesfor.life.

Poco a poco vamos aumentando y consolidando la Red de Cities for life, constituida por las ciudades que firman la declaración que salió del encuentro Cities for life o que confirman su intención a adherirse a su filosofía, y que se suman a la plataforma. También publicamos casos de éxito para promover soluciones a los retos que compartimos con otras ciudades.

¿Cómo estas iniciativas se enmarcan en la política de Medellín hacia una ciudad inteligente?>

En Colombia hay un decreto sobre gobierno en línea que define la responsabilidad que tienen las ciudades de implementar procesos de innovación abierta. La plataforma aparece entonces como una solución para que las ciudades cumplan con esta obligación.

Medellín tiene varias políticas para volverse una ciudad inteligente. Por ejemplo, está construyendo una estrategia de datos abiertos y acceso a información en línea. Vamos a juntar la estrategia de datos abiertos con la estrategia de participación ciudadana para educar a hacer uso de los mismos para ellos dar propuestas ciudadanas más acertadas.

¿Cómo analizan toda la información que les llega?

Este trabajo es clave. Ahí trabajamos con Inspira Lab, una laboratorio de Medellín especializado en análisis de la información que nos entrega un informe con la información consolidada. Tienen en cuenta todos los comentarios. Analizan cuales son las tendencias, los tops, las nubes de palabras e identifican oportunidades y tendencias de innovaciones relacionadas con las ideas ciudadanas. Todas las ideas están georreferenciadas, entonces uno puede ver los resultados por ubicación.

¿Me puedes dar un ejemplo de idea ciudadana que se concretó?

Más de 50 propuestas de ciudadanos han sido implementadas. Por ejemplo, gracias a ideas de ciudadanos, el barrio de Laureles se convirtió en el primer barrio bici-amigable de Medellín. En este reto se registraron más de 200 ideas y cinco de ellas fueron seleccionadas como ganadoras.

En la plataforma MiMedellín hay estadísticas sobre los usuarios, y uno puede ver que la mayoría son jóvenes, estudiantes e ingenieros. ¿Qué opinas sobre eso?

Eso tiene su explicación en la brecha digital. En Medellín hay quinientas mil personas conectadas, es muy poquito. La mayoría de estas son estudiantes o jóvenes. Entonces sí hay limitaciones, pero hacemos otras actuaciones dentro de la comunidad para integrar a todos.

Por ejemplo, últimamente MiMedellín sirvió como herramienta para co-crear el plan de desarrollo. Hubo sesiones de trabajo en cada comuna y ahí había stands de MiMedellín donde mostramos a la gente la plataforma, les enseñamos cómo registrarse, y cómo podían empezar a ser activos en la plataforma. También registramos las ideas de los ciudadanos que no querían registrarse a la plataforma.

También vamos a los barrios y enseñamos a personas de la tercera edad como usar la plataforma. Con esos grupos también hay otros tipos de trabajos participativos, con otra metodología.

Siempre es necesario articular los dos tipos de trabajo: la participación ciudadana mediante la plataforma, y el trabajo en espacio comunitarios.

Photo credit: Cities for Life

Permalink to this discussion: http://urb.im/c1605
Permalink to this post: http://urb.im/ca1605mdl