Ciudad Verde: riesgos de los macro proyectos en Bogotá

Jorge Bela, Gestor Comunitario de Bogotá
Bogotá, 24 julio 2014

Los macro proyectos nacieron en 2007 como una forma de resolver los graves problemas de vivienda existentes en Colombia, especialmente entre las familias con menores ingresos. El propósito de la ley, reformada en 2011, era crear el marco administrativo y urbanístico que permitieran a las empresas privadas el desarrollo de grandes núcleos de viviendas. Se buscaba que les economías de escala permitieran reducir los costos, y por tanto los precios finales de las unidades. También se abría la puerta para que se cometieran los proyectos al margen de los planes de ordenación urbana que en muchas ocasiones los hubieran hecho imposible.

Ciudad Verde es uno de los macro proyectos creados dentro de este marco. Está ubicado en Soacha, una población adyacente a Bogotá. Su tamaño es masivo: un total de 49.500 viviendas, 57 hectáreas destinadas a espacios públicos y parques, y área industrial de 20 hectáreas. La totalidad de las viviendas son consideradas de Interés Social, y están por tanto reservadas para las personas con menores recursos. Éstas podrán acceder a la compra mediante subvenciones, como las que se asignan a familias con ingresos menores a dos salarios mínimos y que hayan logrado ahorrar dos millones COP (unos 1.000US$). También se asignarán, mediante programas especiales, viviendas a personas en situación de emergencia, como las 768 unidades reservadas a los damnificados por las inundaciones del periodo 2010-2011. En total mas de 200.000 personas vivirán en Ciudad Verde.

Aunque las intenciones de este modelo son las mejores, su implementación está dando lugar a muchos problemas. En la actualidad ya hay mas de 15.000 viviendas entregadas y mas de 10.000 en ejecución. Un estudio recientemente realizado por la Universidad del Rosario pone de manifiesto que los receptores de las viviendas demuestran un elevado grado de satisfacción ante la propiedad de su vivienda, pero muestran un elevado grado de insatisfacción con la falta de equipamientos sociales y de infraestructura, especialmente transporte.

En efecto, aunque los contratistas privados han cumplido con sus obligaciones de construcción y urbanización, el suministro de los servicios públicos quedan a cargo de la municipalidad. Esto supone una sobrecarga inasumible para Soacha, que tenía una población de 400.000 habitantes antes de la construcción del Ciudad Verde. El incremento en un 50 por ciento en un plazo muy corto ha sido inasumible. Tan solo hay un colegio, y otro en construcción. También hay deficiencias en los servicios de salud. El BRT de Bogotá no llega hasta el desarrollo, lo que supone un gravísimo problema para sus habitantes, la mayoría de los cuales tienen que desplazarse hacia Bogotá para trabajar.

Si bien los macro proyectos pueden ser una vía de solución para los graves problemas de vivienda en Bogotá, su modelo de implementación debe ser revisado. Las necesidades de transporte público deben estar previstas, así como las infraestructuras necesarias para una incremento de la población tan sustancial y rápido. De otra forma se generarán guetos segregados del resto de la ciudad y de sus actividades económicas y sociales.

Photo: Amarilo

Permalink to this discussion: http://urb.im/c1407
Permalink to this post: http://urb.im/ca1407bts