Nuevo alcalde en Cali: qué esperar en el año de Habitat III

Jorge Bela, Gestor Comunitario de Cali
Cali, 13 enero 2016

En Colombia existe una estricta limitación de mandatos en el ámbito municipal: un alcalde no puede presentarse a la reelección, aunque si puede a optar a nuevos mandatos con posterioridad. Esta medida, diseñada para evitar que los alcaldes se perpetúen en el poder utilizando los resortes del poder, tiene como contrapartida la dificultad de establecer políticas a largo plazo, ya que a menudo los nuevos alcaldes rechazan, por razones políticas, las medidas iniciadas por sus predecesores. En algunas ciudades, como Medellín, la lealtad institucional por parte de alcaldes sucesivos, aun de distinto signo político, ha permitido obtener avances significativos.

Maurice Armitage ha tomado posesión el 1 de enero como nuevo alcalde de Cali, sustituyendo a Rodrigo Guerrero, cuya gestión ha sido considerada como positiva para la ciudad. Al igual que Guerrero, Armitage ha logrado la victoria electoral mediante la formación de un movimiento político propio, algo que ya viene siendo habitual en Colombia tras el debilitamiento de los partidos políticos tradicionales. Se trata de un empresario, sin experiencia política previa, que ha sufrido dos secuestros, en una ocasión por parte de las FARC, y en otra por parte de delincuentes comunes.

En su programa Armitage se ha comprometido a continuar las líneas de actuación principales del gobierno de Guerrero, y ha afirmado que su propósito es “construir sobre los construido”. Aunque aún es pronto para conocer en detalle su programa de gestión, del programa electoral se deduce una voluntad de seguir con los proyectos principales.

En lo que al transporte público se refiere, el programa contempla seguir reforzando el MIO construyendo nos nuevas troncales y nuevas estaciones. Tiende la mano a los conductores de los buses tradicionales, que han mantenido una relación conflictiva con la administración saliente, afirmando que solo serán retirados cuando estén en funcionamiento las nuevas líneas, y que recibirán compensación justa por sus buses chatarrizados, y seis meses de compensación salarial en el caso de que no pueden ser empleados en el MIO. También realiza una apuesta fuerte por el fomento del uso de la bicicleta, garantizando la construcción de 224 kilómetros de ciclorutas, y la creación de un sistema público de bicicletas. Finalmente, apuesta por construir teleféricos integrados con el MIO para facilitar el acceso a las comunas ubicadas en las laderas.

En lo que respecta a la ordenación territorial, la nueva administración apuesta por seguir redensificando el centro de la ciudad, renovando las zonas históricas y las más deterioradas. También apuesta por continuar reubicando a los habitantes del jarillón del Cauca, que se convertirá en un parque lineal, que se sumará a los de los ríos Cali, Aguacatal, Cañaveralejo, Lily, y Meléndez. También se buscará mejorar la integración regional, mediante la construcción del corredor verde, como arteria intermodal de transporte, mejorando las entradas y salidas de la ciudad y ampliando vías clave, como la que une Cali con Jamundí. También se propone dar continuidad a las políticas de prevención y combate al cambio climático de la administración actual.

Un aspecto crucial en el programa de Armitage es el refuerzo a la atención a las víctimas y desplazados por los conflictos armadas, mediante programas de formación, programas de atención urgente e incremento de gasto social en las comunidades en que este colectivo se concentra. En lo social destaca la creación de un mínimo vital de alimentos, que evite el hambre en colectivos vulnerables, como las madres gestantes y los niños. Y también una profunda reforma del sistema educativo.

Durante los próximos meses serán determinantes en la elaboración del plan de trabajo de la nueva alcaldía. Aunque sin duda las políticas y los programas tendrán diferencias considerables frente a los implementados por la administración saliente, la voluntad de continuar las líneas generales de los más importantes, frente a una ruptura total, puede considerarse como un aspecto muy positivo.

Foto credit: Jorge Bela

Permalink to this discussion: http://urb.im/c1601
Permalink to this post: http://urb.im/ca1601cas