Fortaleciendo los canales participativos

María Fernanda Carvallo, Gestor Comunitario de Mexico D.F.
Mexico D.F., 18 febrero 2016

Desde el 2010 con el decreto de la Ley de Participación Ciudadana del Distrito Federal, surgió el ejercicio de participación ciudadana para la asignación del tres por ciento del presupuesto de las delegaciones del Distrito Federal. En este sentido, los ciudadanos deciden a través de la votación de proyectos, cuales son los temas prioritarios para la comunidad.

En primera instancia el IEDF
(Instituto Electoral del Distrito Federal) realiza una convocatoria a los habitantes del DF para la postulación de proyectos de mejora social a través de las oficinas delegacionales. Después de que los proyectos son revisados respecto a su viabilidad técnica financiera, legal y jurídica; se seleccionan para someterlos a votación a través de una votación para el "Presupuesto Vecinal". En la misma votación se seleccionan a los miembros de una figura representativa de la localidad, llamada "Comité Vecinal", encargada de vincular los intereses de la comunidad con el gobierno local para dar seguimiento a la implementación del “Presupuesto Participativo”. Este ejercicio representa un vínculo más fuerte entre la población y el gobierno local, al tener una forma de representación de necesidades locales de manera directa.

La participación a través del "Presupuesto Participativo", es un contrapeso ante la administración pública que se encuentra en proceso de fortalecimiento, pues aún no se ha consolidado como un ejercicio democrático. Del padrón de votantes registrado en el Distrito Federal, solamente el nueve por ciento acude a las urnas para la elección de los Comités y proyectos, por lo que se requiere hacer difusión de este proceso y de los comités ciudadanos que se involucran en la implementación de los proyectos. Uno de los avances ante esta problemática es la apertura de la votación a través de internet, por lo que el IEDF ha regulado la votación a través de cualquier computadora y dispositivos móviles.

Por otro lado, otro de los retos en este ejercicio ciudadano es la participación de individuos particulares para su inclusión en el "Comité Vecinal", ya que se ha detectado que hay personas con vínculo político o en la administración pública que se relacionan con el "Comité Vecinal". De esta forma se pone en duda que los intereses comunitarios queden representados en la consulta ciudadana.

Respecto a los proyectos, líderes vecinales afirman que los recursos asignados en el presupuesto participativo no son suficientes para hacer frente a la demanda de los proyectos vecinales, ya que hay cuestiones prioritarias que requieren mayor infraestructura. Así mismo, auditorías de la cuenta pública demuestran retos en el reporte de resultados y ejercicio de los recursos a los proyectos ciudadanos que se les asignó presupuesto.

Finalmente, desde los modelos teóricos de participación, se habla de la necesidad de incluir la participación de la ciudadanía desde el diagnóstico, conceptualización de soluciones, implementación y seguimiento de los proyectos; a través de figuras representativas responsable de fortalecer el vínculo de la población, velar por los intereses y las necesidades. En un modelo ideal, la consulta ciudadana y postulación de proyectos tendría que dar pasos atrás hacia el análisis de las necesidades comunes por medio de mecanismos de desarrollo comunitario, y que posteriormente culminaran en la votación ciudadana.

Por lo anterior, actualmente se encuentra el debate en la agenda pública, para evaluar los retos y oportunidades de la consulta ciudadana en el presupuesto participativo y sugerir las reformas necesarias a la Ley de Participación Ciudadana ante la Asamblea Legislativa del Distrito Federal para fortalecer este mecanismo que abre el diálogo entre el gobierno local y la población.

Foto: Xixón Sí Puede

Permalink to this discussion: http://urb.im/c1602
Permalink to this post: http://urb.im/ca1602mxs