"Mejoramiento sin barreras," un programa innovador para los discapacitados en situación de pobreza

Lou D'Angelo, Gestor Comunitario de Medellin

En los reportes de la ONU, Medellín todavíaocupa una de las primeras posiciones en la lista de “ciudades desiguales”, sobre todo cuando se considera la desigualdad de ingresos, medida por el coeficiente de Gini. Consciente de este desafío, la ciudad desarrolló muchos programas que apuntan a reducir la desigualdad, no sólo reduciendo la brecha de ingresos, sino también mejorando la igualdad social e integrando las minorías y los grupos marginalizados (las mujeres, los discapacitados, los ancianos…). La ciudad quiere incluir a la población en toda su variedad, e implementaentonces muchas programas para responder a las necesidades de estos grupos diversos.

Un programa en particular apunta a volver la ciudad más habitable por los discapacitados en situación de pobreza. Llamado “Mejoramiento sin barreras”, está diseñado por el ISVIMED, el instituto social de vivienda y hábitat en Medellín.

La idea surgió de una observación simple: uno casino ve a los discapacitados en la ciudad, mientras que el ISVIMED estima que el 12% de la población de Medellín tiene una discapacidad. Muchos discapacitados no pueden moverse de manera independiente, por lo cual se quedan en casa, aunque tampoco es fácil para ellos ahí: en los barrios pobres, viven en casas pequeñas que no están adecuadas a sus necesidades. En la mayoría de los casos, no pueden usar el baño solos, lo que tiene varios impactos. Primero, la persona con discapacidad falta de autonomía y privacidad, lo cual tiene impacto en la autoestima, la confianza en sí mismo y la dignidad. En los barrios pobres, los cuidadores son por la mayoría miembros de la familia, quienes a veces pasan mucho tiempo con el discapacitado, lo que les impide trabajar; entonces tiene también un impacto económico en el hogar.

Bajo este contexto, el ISMIMED diseñó este programa que se enfoca en la reestructuración de las viviendas de los discapacitados en situación de pobreza, con el fin de responder a sus necesidades. Algunas obras simples, como la reestructuración de los baños, la instalación de barras de apoyo, y otros mejoramientos puntuales son a veces suficientes para que el beneficiario gane en independencia, y para que sus familiares puedan pasar más tiempo en actividades sociales o productivas. De hecho uno de los requerimientos del ISVIMED es que el ingreso del beneficiario sea inferior a dos salariomínimos, lo que implica que vive en condiciones precarias. El tiempo que ahorra el cuidador es entonces muy valioso.

La ciudad de Medellín financia la totalidad del programa a través del ISVIMED, y el bajo costo de cada intervención permite aplicar el programa a un número relativamente elevado de casas en relación con el presupuesto limitado (1,3 millones de dólares): Entre el 2013 y el 2015, el programa intervino en 1450 viviendas en Medellín, en varios barrios de la ciudad, como Versalles, Picachito, Popular, Las Independencias y Belén.El programa fue destacado como una de las cinco mejores iniciativas del Premio Mundial del Hábitat 2015, un premio otorgado por laBuilding and Social HousingFoundation (BSHF) yONU-Hábitat, por haber permitido que muchos discapacitados en situación de pobreza consigan una vivienda adecuada y mejoren sus condiciones de vida.

El mayor obstáculo fue la falta de información fiable sobre la gente con discapacidad en Medellín, explicó el ISVIMED en su presentación para el Premio Mundial del Hábitat. Como ellos mismos no podían identificar beneficiarios potenciales, promovieron el programa a través de los medios, y alentaron a las personas a presentarse. Por lo tanto, es probable que el programa benefició a los más conectados e integrados, mientras que resulta más difícil para el ISVIMED vincularse con los más ancianos, los que no tienen televisión y están poco conectados a la vida de la ciudad, pues las personas más aisladas (¿y necesitadas?).

Es interesante señalar que "Mejoramiento sin fronteras" es uno de los pocos programas del ISVIMED que se dirige aindividuosde toda la ciudad, y no a zonas geográficas: “El programa es único en su enfoque en las necesidades de la gente en lugar de las necesidades de un sector”, como se afirma en la presentación para el Premio Mundial del Hábitat. Sin embargo, la combinación de varias políticas públicas es necesaria para ayudar a los discapacitados en situación de pobreza. "Mejoramiento sin pobreza" sólo se dirige los que son propietarios, que tienen acceso a agua y sistema de sanidad, y que viven en un área que no esté marcada como "de alto riesgo," pues estos son los requerimientos para presentar su solicitud. Este último requerimiento, por sí solo, es muy restrictivo, ya que 35,000 viviendas están ubicadas en “zonas de alto riesgo” en Medellín, las mayorías de éstas porque los más pobres han invadido las laderas, que son sujetas a deslizamientos. Por lo tanto, los más excluidos y marginalizados necesitan primero otros tipos de programas, tales como de mitigación de riesgo, regularización del suelo y acceso a los servicios esenciales, programas que son más complejos y cuya implementación es más lenta.

Photo credit: Max Wei

Permalink to this discussion: http://urb.im/c1603
Permalink to this post: http://urb.im/ca1603mdl