La lucha contra el cambio climático en Bogotá

Jorge Bela, Gestor Comunitario de Bogotá
Bogotá, 29 december 2015

La lucha contra el cambio climático (CC) ha sido una de las prioridades en la administración de Gustavo Petro, que concluye el próximo 1 de enero. Se trata de la única ciudad de la región que incluyó la mitigación de sus efectos en el plan de desarrollo. De hecho, a lo largo de los últimos 4 años, se ha convertido en uno de los ejes principales de acción municipal, y de búsqueda de legitimidad política en una administración que ha sido fuertemente contestada en muchos ámbitos. Cabe recordar que Bogotá, al igual que gran parte de Colombia, es especialmente vulnerable a los efectos del cambio climático. Situada en la cordillera andina, a 2.600 metros sobre el nivel del mar, y en la zona ecuatorial, sufre de forma alternada fuertes inundaciones y fuertes sequías, ambas con graves consecuencias para la ciudad. Por esta razón no sorprende que mitigar los efectos que el agravamiento de estos fenómenos por el cambio climático sea una prioridad para la administración municipal.

El Plan de Ordenación Territorial (POT), fue modificado teniendo en cuenta el CC. El nuevo POT busca incrementar la densificación de la ciudad, prohibiendo el crecimiento en las zonas rurales, y aumentando la extensión de las áreas protegidas. En relación con la mitigación de los efectos del CC se prohibió la construcción de cualquier tipo de instalación en zonas con riesgo de inundación o deslizamiento. Para poder implementar esta medida se lanzaron iniciativas destinadas a delimitar dichas zonas. En este proceso se involucraron las empresas prestadoras de los servicios públicos de Bogotá.

Entre las obras más importantes se encuentra el proyecto de adecuación hidráulica del río Bogotá, un proyecto de alcance regional que cuenta con financiación del Banco Mundial. El río Bogotá atravesaba la sabana formando meandros y entre praderas que se inundaban periódicamente. La expansión de la ciudad y una canalización inadecuada resultan en inundaciones frecuentes de varios barrios de la capital. El cauce del río va a ser aumentado hasta los 40 metros (la canalización inicial tenía apenas 20), y se está reservando una zona de amortiguación inundable. También se está dragando el cauce, algo que ha provocado las protestas de grupos ecologistas. La administración entrante, liderada por Enrique Peñalosa, ha anunciado que río Bogotá se va a convertir en el centro del desarrollo de su nuevo POT.

Pero la administración saliente no solo de centró en la mitigación, sino también en la prevención del CC. La expansión de los carriles reservados a las bicicletas, o la creación de una serie senderos peatonales seguros, son ejemplos del fomento del uso de formas de transporte no contaminantes. También se han impulsado iniciativas de administraciones anteriores, como las ciclovías (cierre de las más importantes avenidas durante los domingos, para su uso como espacios públicos por peatones y ciclistas). Finalmente, se ha impulsado el uso de vehículos eléctricos o híbridos, sustituyendo 200 buses convencionales por híbridos y lanzando un programa piloto con 50 taxis eléctricos.

Foto: Jorge Bela

Permalink to this discussion: http://urb.im/c1512
Permalink to this post: http://urb.im/ca1512bts